Viajar a Italia
×
Góndola en Puente Rialto
Góndola en Puente Rialto

Corriendo sobre las aguas de Venecia

CompartirShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter

Góndola en Puente Rialto

Góndola en Puente Rialto

Hoy nos damos un salto por Venecia, inconfundible ciudad de Italia que es un referente de la vida clásica y apacible del italiano promedio. Toda esa onda tradicional de esta ciudad nos transporta a un ambiente rico y antiguo que hará de nuestra estadía una interesante experiencia.

Como bien se sabe, Venecia no es una ciudad convencional: ésta reside sobre unos canales propios de una laguna del mismo nombre de la ciudad, por lo que el transporte es mayoritariamente acuático, la otra opción es que camines.

Si bien el objetivo es conocer algo de la ciudad, lo recomendable es darle uso a los piececitos y echar un vistazo por los alrededores, buscando callecitas, plazas e iglesias que de seguro resultarán bastante atractivas.

Si buscas una opción romántica y apacible, tradicional, clásica y bonita puedes subirte a una góndola (es recomendable que estés acompañado) que te paseará por 30 o 50 minutos a cambio de 60 o 100 euros respectivamente, se puede solicitar que sea paseo con serenata pero ese es también un cobro adicional, a menos que quieras escuchar los gallos de los gondoleros comunes.

El sistema más utilizado actualmente es el de los Vaporettos, que son como autobuses marítimos en los que nos trasladaremos a distintos puntos de la ciudad, pasando siempre por el Gran Canal, que alberga grandes y hermosas edificaciones a su alrededor.

Existen también unos vehículos denominados taxis fluviales, que son bastante rápidos pero que son para nada baratos, es más que todo cuando estás apurado porque la gente del tour está esperándote en determinada estación y llevas como 20 minutos de retraso…

El uso de bicicletas es un tanto restringido, pero lo es aún más el de los coches, pues además de ser caro, apenas tendrás dónde aparcar y ni bien hecho esto tomarás tu vaporetto. Es recomendable caminar un poco y así disiparse, hay que disfrutar de la ciudad que es tan interesante y rica como diferente y clásica.

Revisa también

Agregar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*